viernes, 6 de septiembre de 2013

0 No hay sitio en la posada

Un mismo manojo de llaves para todas las puertas de la parroquia y unas mil personas que lo necesitan a la vez (vale, exagero. Tres o cuatro). El conflicto estaba servido. 

Señora (siempre hay una señora en estas cosas): - Déjame un momento las llaves de la sacristía para ir preparando la exposición del Santísimo.

Chica maja y simpática y fabulosa (yo): - Momento que traigo una chica (muy) embarazada que está un poco mareada. Le abro la sala para que se pueda sentar y vuelvo.

Medio minuto después:

- Las llaves. Perdona, es que no quería tenerla de pie.
- Sí, claro, pero la iglesia tendrá que ser primero, ¿no?

Incluso en la casa del Señor, a veces no hay sitio en la posada, tampoco.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

y en tu camino seré el andar Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates